Elecciones Presidenciales 2018

Pese a que faltan más de dos años para que termine el gobierno de Juan Manuel Santos, en el ambiente político se siente que el Presidente ya tienen ‘el sol a las espaldas’.

No es para menos, y así lo explican observadores políticos: lleva seis años de administración, tiene un proceso de paz en la recta final, pero sin resultados concretos, y exhibe el índice de popularidad más bajo de su historia, 72 % en desaprobación, según la última medición de Invamer-Gallup.

A ello se agrega que ‘la tal unidad nacional ya no existe’, por tanto todos los movimientos que la integraron –el Partido de La U, el Liberal y Cambio Radical— quieren jugar la próxima vez con candidato propio.

Partido de la U

Es una de las colectividades más débiles del espectro, pues diferentes versiones señalan como sus posibles candidatos al poco querido senador Roy Barreras Montealegre; a los exministros Juan Carlos Pinzón, actual embajador en Washington, y Sergio Díazgranados, representante de Colombia ante el BID, y al ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri.

Se trata de figuras reconocidas en todo el país y muy cercanas al Jefe de Estado, pero sin proyección presidencial. Por eso el analista Aurelio Suárez considera que el Partido de La U “tendrá candidato, pero en coalición con el Partido Liberal, o como cuota a la Vicepresidencia”.

Para los expertos, siempre que hay segundo periodo presidencial lo normal no es preguntar cuánto lleva el Gobierno sino cuánto le falta; por eso dicen que esta será la campaña más larga en décadas, pues incluso hay candidatos que ocupan cargos estatales y, por la reforma de Equilibrio de Poderes, tienen que retirarse un año antes de los comicios para no inhabilitarse.

Lo importante, dicen las fuentes consultadas, es que el partidor presidencial para 2018 comenzó a llenarse. Aunque advierten que no están todos los que son, ni puede decirse que los que ya suenan “sean competitivos”. Sin embargo, “los que saben que no tienen muchas posibilidades, buscan posicionarse para otros cargos o para futuras elecciones”, dice el periodista y exministro Mauricio Vargas Linares.

Hoy, el partidor muestra que serán cinco los grandes grupos de “profesionales de la política”, en palabras del catedrático Juan Manuel Charry, los que empiezan a ‘calentar motores’.

Partido Liberal

Esta semana Horacio Serpa, presidente del partido del trapo rojo, sugirió algunos nombres de quienes se lanzarían al agua como precandidatos presidenciales. Mencionó al ministro del Interior, Juan Fernando Cristo; al presidente del Congreso, Luis Fernando Velásquez, y hasta al delfín Simón Gaviria Muñoz, hoy director de Planeación Nacional.

Pero expertos como el exministro Armando Estrada Villa consideran que si bien son personajes de reconocimiento nacional, “no tienen talla presidencial”. En cambio, dice que el Partido Liberal tendría un buen candidato en el jefe negociador de los diálogos de paz, Humberto de la Calle Lombana, pero que con él ocurren dos cosas: él mismo ha descartado esa posibilidad y “Serpa les tiene ojeriza y rencor a De la Calle y a Germán Vargas, porque en sus dos campañas presidenciales no lo acompañaron”.

Pero claro, en política lo único cierto es lo que ya pasó, y cualquier cosa puede ocurrir.

Conservadores

La colectividad azul ya tiene definidos precandidatos, pero también tiene un ‘dilema del alma’: inclinarse por un candidato del ala gobiernista (Mauricio Cárdenas es el que más suena, a pesar de las resistencias que genera) o uno de oposición al actual Gobierno, que estaría entre la exministra Martha Lucía Ramírez, y el procurador general, Alejandro Ordóñez, que por determinación legal no puede hacer política formal, pero cuyas acciones diarias parecen ser una verdadera campaña, con las críticas al proceso de paz y a la obra de gobierno de Santos como su ‘caballito de batalla’.

Esa dignidad también la disputará el exgobernador del Valle, Ubeimar Delgado, quien aceptó la postulación de un sector ‘godo’ del Tolima, aunque su escaso carisma y su baja proyección nacional le ayudan poco.

El partido de Caro y Ospina aún no ha definido las reglas de juego para escoger a su candidato presidencial, pero quien sea el elegido “con seguridad tendrá que diseñar una estrategia supranacional como la de Andrés Pastrana, porque el conservatismo solo no gana la Presidencia”, según Juan Manuel Charry.

Cambio Radical

Aunque es de los partidos con menor representación parlamentaria, es el que tiene al candidato presidencial con mayor opción de triunfo: el vicepresidente Germán Vargas Lleras. De ahí, dice Mauricio Vargas Linares, “muchos congresistas comenzarán a unírsele al ‘hombre de la chequera’ en la medida que avance la campaña”.

Centro Democrático

Cualquiera que sea postulado como su candidato presidencial, tendrá el difícil reto de recibir la posta del expresidente Álvaro Uribe. “El CD es un partido personal, pero no tiene grandes figuras, aunque sí un capital electoral ganado con Óscar Iván Zuluaga”, dice el politólogo Aurelio Suárez.

Pero Zuluaga tiene un proceso judicial en curso, por lo que se ve como posibles precandidatos a María del Rosario Guerra e Iván Duque, de quien se dice es ‘el consentido’ de Uribe. La otra opción es Carlos Holmes Trujillo, quien fue fórmula de Zuluaga. Tampoco que se descarta que el CD se la juegue con el procurador Ordóñez.

El Polo

Observadores coinciden en que su figura más representativa era Clara López, pero su nombramiento en el Ministerio de Trabajo la aleja de toda posibilidad de repetir en el tarjetón.

Así, no se descarta que quien sea ungido como su candidato sea el senador Jorge Robledo, uno de los congresistas con mayor prestigio por sus debates de control político, o el senador Iván Cepeda.

Independientes

En esta franja se ubican dos nombres de amplio reconocimiento. Gustavo Petro, quien a pesar de haber salido mal de la Alcaldía de Bogotá y tener un proceso pendiente en el Consejo de Estado –que si le es adverso podría significar su ‘muerte política’— tiene movimiento propio: Progresistas, y amplio respaldo de sectores de izquierda, sobre todo en Bogotá y zonas de la Costa Caribe. Su altísima imagen negativa es su gran handicap.

El otro candidato independiente con opción es Sergio Fajardo, que tiene su movimiento Compromiso Ciudadano y respaldo en un amplio sector de la Alianza Verde.

De la Gobernación de Antioquia salió con una imagen positiva, aunque para algunos analistas tiene en contra que ha dado bandazos políticos, es cercano a Álvaro Uribe, y no cuenta con una organización política sólida.

Los escenarios

Otros entendidos del tema político, como el analista y catedrático Pedro Medellín Torres, director de la Fundación Ortega y Gasset, consideran que en esta ocasión tres temas marcarán la campaña presidencial.

Ellos son la reforma tributaria, que el Gobierno Nacional presentará el próximo semestre, la reforma institucional para el posconflicto y el fortalecimiento de la Justicia.

Medellín plantea desde ya tres escenarios de cara a las elecciones presidenciales de 2018.

El primero tiene que ver con “una nueva Unidad Nacional en la que participarían el Partido de La U, el Liberal y un sector de los conservadores para enfrentar a Germán Vargas Lleras ”.

El segundo escenario que sugiere el analista Pedro Medellín es la candidatura del hoy vicepresidente Vargas Lleras, contra una coalición de las demás fuerzas políticas, sin el Polo Democrático Alternativo.

“En ese escenario el Centro Democrático será el definidor”, vaticina.

Y un último que describe es que en el muy improbable caso que Germán Vargas no estuviera en el partidor, según Medellín, sería el enfrentamiento de un candidato de coalición –liberales, conservadores y La U— contra Sergio Fajardo.

Leave a Reply

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>